COLUMNA- POLÍTICA & TERRAPLANISMO

25 de Septiembre de 2022

¿Por qué a EEUU no le gusta el peronismo?

Publicamos la columna del profesor José Luis Pereyra, premio Fray Mocho de Literatura.

Redes Sociales

 

    Cuando Spruille Braden fue embajador de EEUU en Argentina no tuvo ningún empacho en inmiscuirse descaradamente en los asuntos internos de nuestro país. Llegó tan lejos con sus ínfulas de “dueño” de la Argentina que Perón basó su campaña electoral bajo el lema: “Braden o Perón”, es decir “deberán votar a  favor de los intereses de EEUU o de la Argentina”. La consigna fue comprendida inmediatamente por el electorado y Perón ganó por abrumadora mayoría.

    Cuando la Revolución Fusiladora derrocó a Perón, en 1955, Braden ya no se desempeñaba como embajador, pero otro norteamericano de altísimo rango, el vicepresidente Ríchard Nixon, se encargó de recibir en triunfo al siniestro almirante Isaac Rojas y levantó su mano como si fuera un campeón victorioso. En realidad ellos ganaron y la que perdió por goleada fue la República Argentina: la asociaron al Fondo Monetario Internacional, los generales Lonardi y Aramburu comenzaron a tomar créditos a mansalva y todo lo que vino después fue desmantelamiento, sumisión, violencia.

     Desde entonces las cosas no han cambiado demasiado: EEUU se ha mostrado refractario a  los gobiernos kirchneristas, especialmente el de Néstor y los de Cristina, porque el actual de Albertibio Fernández le debe parecer (y con razón) un peronismo bajas calorías. Sin embargo, EEUU se muestra nervioso ante la posibilidad de que CFK se presente como candidata presidencial para el 2023.

     El nerviosismo de ciertos sectores norteamericanos se manifestó a través las palabras  del senador republicano Ted Cruz, quien (el 24 de agosto de este año) solicitó en el congreso yanqui sanciones contra CFK por sus “actos corruptos cada vez más descarados” y la vinculó  con la muerte de Nisman. Otro síntoma es el absurdo Law Fare por la obra pública en Santa Cruz, orquestado desde la propia embajada, el Grupo Clarín, el macrismo  y apoyado por la mini Suprema Corte de sus empleados Rosatti y Rosenkrantz.

    Luego del atentado contra CFK, la embajada envió a uno de sus ex empleados, el costosísimo abogado Gastón Marano,  para que defienda a los miembros de la banda de “los Copitos”. No se sabe si es para suavizarles la condena o para evitar que divulguen quiénes son los ideólogos y les dieron manija  para actuar. ¿Será un grupo aislado de “loquitos”, como dice Macri? No sé. Lo que sí se sabe es que los frustrados sicarios deberán vender toneladas de copitos de azúcar para pagar los honorarios de sus letrados.

    Soy un simple profesor de Literatura, no un analista de política internacional, sin embargo haré un pequeño aporte para tratar de dilucidar por qué diablos EEUU no nos deja en paz para elegir el gobierno que queremos los argentinos, pues quizás, desde el Imperio, ignoren que aquí existe gente con necesidades tan básicas como salud, educación, comida, vivienda, algo de bienestar, paz social y felicidad. ¡Porque no solo de negocios millonarios y dólares viven los argentinos! Aquí va mi aporte: ¿Por qué a los EEUU no les gusta el peronismo?

Porque los tres pilares fundamentales del peronismo aspiran a obtener  un país políticamente soberano, económicamente independiente y socialmente justo. Mientras que los EEUU nos quieren políticamente obedientes de su embajada, económicamente sometidos al FMI y socialmente en  bancarrota, con inflación, sin salud ni educación pública.

 Porque tiende a la movilidad social masiva; mientras que ellos apuestan por la meritocracia, el éxito individual o de pocos privilegiados. Pero con el capitalismo ocurre que la repartija de la torta nunca alcanza para todos. Mientras que, con el peronismo, siempre habrá al menos un merendero o una olla popular donde matar el hambre.

Porque para EEUU todo es negocio, desde el aire, el agua, la salud, la  asistencia social  y la educación que aquí son gratuitas. No en vano, una de las primeras medidas de Milei será privatizar (léase: hacer guita, liquidar) AySA, la empresa estatal Agua y Saneamientos Argentinos.

Porque el peronismo es una opción  más solidaria, inclusiva, vital y popular que el “American way of life”. Es un movimiento político demasiado socialista y cercano (para ellos) al comunismo ruso, contra el cual EEUU mantuvo una “guerra fría”, es decir, no declarada desde 1945 (el fin de la Segunda Guerra Mundial) y 1989 (la caída del muro de Berlín). Entre esas dos fechas, la historia argentina y  de la región estuvo signada por el temor yanqui de que el comunismo echara raíces en esta parte del mundo. Los “Demócratas del Norte”  descartaron de plano nuestra independencia  y la libertad de elegir otro destino que no sea su “tutela y protección”. Como parte de su “patio trasero” (según Henry Kíssinger), la Argentina estuvo supeditada al designio del Gran Hermano del Norte que nos protegió, dejándonos bajo el cuidado de Aramburu, Lonardi, Onganía, Lanusse, Videla, Galtieri y otros grandes y valientes generales.  Ahora que terminó la “Guerra Fría”, EEUU teme que nuestro litio, el agua del acuífero Guaraní o el gas de Vaca Muerta se vayan con sus nuevos enemigos: los Chinos. Por lo cual encumbraron a otro prócer, Mauricio Macri, para que nos endeude por cien años y los habilite a instalar bases militares yanquis en nuestro territorio.

Porque el modelo nacional y popular argentino es un peligroso ejemplo para otros países de la región. Hace poco, Gabriel Boric, actual presidente chileno, dijo que la Argentina (no la de Macri ni la de Milei) era un ejemplo a seguir en materia económica y social. Evo Morales (quien recibió su nombre en honor a Eva Duarte)  puso en pie a su país gracias al modelo peronista de justicia social y equitativa distribución de la riqueza. Una de las primeras acciones de Morales como presidente, fue expulsar al embajador de EEUU y la Usaid  (septiembre de 2008) por conspirar contra los intereses del Estado Plurinacional de Bolivia.  Otro ejemplo es el de México, donde el presidente López Obrador (AMLO) ha impulsado el crecimiento de su país con “recetas peronistas”.

La Patria Grande, nuestro sueño, es una verdadera pesadilla para  EEUU, quien ha hecho lo posible para  sembrar discordia y desunión en América del Sur, según el maquiavélico concepto de “divide y reinarás”.

Norteamérica no realiza  negocios con el Pueblo argentino, sino con los millonarios argentinos. La oligarquía nacional siempre está dispuesta a vender retazos de Patria, léase “hacer negocios inmobiliarios”, o regalar recursos naturales que pertenecen a todos. De allí que, tanto a los garcas como a los norteamericanos, todo lo que sea nacional y popular les repugne hasta el vómito.

 
Asociación Mutual Frigorífico Gualeguaychú

Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!