CURIOSIDADES HISTÓRICAS

28 de Junio de 2022

"Los masones tuvieron una fuerte presencia en Gualeguaychú", asegura el periodista Marcelo Lorenzo

El periodista Marcelo Lorenzo, publicó un artículo de investigación en la revista “El Semanario”, dónde narra la historia masónica de Gualeguaychú.

Redes Sociales

 

La masonería involucra sociedades secretas y es un movimiento de carácter esotérico, que estuvo vinculado con el iluminismo. El movimiento, entre sus ideas proponía separar el estado y la iglesia.

“La ciudad del sur entrerriano tiene una tradición conectada con las logias, siempre envueltas en un halo de misterio. Los masones, que tuvieron fuerte protagonismo en la segunda mitad del siglo XIX, dejaron una huella indeleble, en personalidades y simbolismos”, expresa la nota. 

Al respecto, Marcelo explica  “Lo que quise es ver que habían delegado los masones en Gualeguaychú. Del puerto y el río vino la masonería en Gualeguaychú. “La masonería estuvo detrás de todas las revoluciones y las conspiraciones. Tuvo mucha inspiración en las independencias Americanas”.

Lo que quise fue encontrar las huellas de la masonería en la ciudad, para construir esa parte de  la historia y desmitificarla. Porque haciéndolo visible deja de ser oscuro. Forma del patrimonio cultural, histórico, de la ciudad”. 

*Párrafos del artículo de Lorenzo

 

*Tras la batalla de Caseros (1852), y a tenor de una movida de carácter nacional, el liberalismo triunfante se expresó en el resurgir de las logias, las cuales habían sido perseguidas durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas.

Por entonces se vivió un verdadero “boom masónico”, si es que cabe la expresión. Los masones animaron la empresa de la Organización Nacional y la Constitución de 1853.

De hecho los primeros cuatro presidentes que gobernaron la Argentina tras la caída de Rosas fueron masones: Justo José de Urquiza, Santiago Derqui, Bartolomé Mitre y Domingo F. Sarmiento.

 

*La historiadora Susana T.P. de Dominguez Soler cuenta que en 1850 un grupo de conspicuos vecinos de Gualeguaychú, vinculados a la masonería, fundó una sociedad que se denominó “Casino del Plata”.

Diez años después, treinta y nueve miembros de esa sociedad crean el “Club Recreo Argentino”, en cuya comisión directiva se encuentran miembros de tradicionales familias locales. 

En tanto en octubre de 1875 se creó formalmente en Gualeguaychú la logia “Unión y Filantropía” Nº56, una de las tantas que proliferaban en el país, América y el mundo. Su sede estaba en el primer piso de la casa ubicada en la esquina SE de Urquiza y España.

 

*En el edificio de calle Montevideo N°132 existió uno de los templos masónicos identificados de Gualeguaychú. Aún hoy se puede ver en su fachada una profusión de simbología masónica, que conecta ancestralmente con el mundo de la construcción.

Por ejemplo, las columnas (árbol de la vida, unión entre el cielo y la tierra), el frontón triangular (tomado del templo griego y que simboliza la perfección), la escuadra (rectitud moral), el compás (los límites), el globo terráqueo (regularidad y sabiduría).

No es casual la relación de estas sociedades secretas con la arquitectura, ya que ellas se inspiran en los gremios de constructores del medioevo y utilizan mucha simbología asociada a la labor de albañilería (la palabra “masón”, de hecho, significa “albañil” en francés).

La iconografía masónica que se detecta, por ejemplo, en los elementos funerarios del cementerio Norte, testimonian no sólo la presencia de masones. El fenómeno debe entenderse en relación al estilo neoclásico de mitad del siglo XIX, expresión del ideario liberal de la época.

 

*Gualeguaychú conoció un boom constructivo a fines del siglo XIX,  motorizado por residentes extranjeros, quienes dan origen a centros y sociedades cuya finalidad era brindar protección y servicios a los connacionales.

Al adquirir poder financiero, por esas actividades, lograron montar construcciones de envergadura. Así nacieron los edificios de la Sociedad Unione e Benevolenza, de la Societè Unión Française, de la Sociedad Operai Italiani y de la Sociedad entre Argentinos y Orientales.

Desde el punto de vista arquitectónico, los vinculaba el neoclasicismo, con su gran admiración por lo griego. En los edificios de las colectividades es factible reconocer símbolos clásicos masones, como manos entrelazadas, coronas de hojas, globo terráqueo, escuadra, compás, entre otros.

 

*Los panteones y bóvedas del cementerio Norte de Gualeguaychú reflejan el estilo neoclásico. Pero también muchas expresiones funerarias presentan una simbología masónica explícita.

Las marcas masónicas no necesariamente están relacionadas con el difunto, sino quizá con el estilo del constructor, que integraba alguna logia.

Es el caso de Américo Patriarca, autor de varios de los panteones y bóvedas de la necrópolis local, y miembro de una de las sociedades secretas.

Impacta visualmente el panteón de este constructor italiano, en cuya fachada se destacan esculturas de ancianos con calaveras en las manos, y en la parte inferior querubines (caras aladas de ángeles).

El ejemplo emblemático de la presencia masónica en el cementerio Norte es el panteón de Jacobo Spangenberg, un empresario de la época que participó activamente en la vida cívica de la ciudad, y fue intendente en 1883.

 

*Otro miembro notable de la sociedad nativa de la época fue Luis Paulino Acosta. Era un influyente empresario casado con Isabel Méndez Casariego, hija de una familia tradicional de Gualeguaychú.

En el cementerio Norte puede verse una lápida de mármol con sus nombre tallado, encima del cual está el triangulo con el ‘ojo que todo lo ve’, en tanto debajo hay un querubín sosteniendo una antorcha que apunta hacia abajo (vida que se extingue).

 

*Los masones han contado entre sus adeptos locales con distintas personalidades que se han destacado en la política, la ciencia y la cultura.

Además de los nombrados en la nota, se menciona a Olegario Víctor Andrade, que se inició en la logia San Juan de la Fe de Paraná (1862) y fue miembro honorario de la logia Unión y Filantropía N°56 de Gualeguaychú.

Según la literatura masónica, José S. Alvarez (Fray Mocho), quien fue director de la revista Caras y Caretas, perteneció a la logia Unión y Filantropía de Gualeguaychú, al tiempo que integró otras sociedades en Buenos Aires.

Por otra parte, el uruguayo Isidoro de María, que llegó aquí de la mano de Urquiza para dirigir “El Progreso de Entre Ríos” -primer periódico de la ciudad-, fue un conspicuo masón.

Juan Manuel de Goyri estanciero y empresario y su hijo Bernardo Ramón Goyri, periodista y redactor de periódicos locales, fueron también miembros de la masonería local.

En el caso de Juan Francisco Seguí (h) abogado, constituyente, secretario de Justo José de Urquiza, casado con Cornelia Villar -hija de una renombrada familia de Gualeguaychú-, integró las logias Jorge Washington de Concepción del Uruguay y Bien Social de Rosario.

También figuran en los registros de la masonería Cándido Irazusta, médico e intendente de la ciudad en dos oportunidades; y Antonio Daneri, comerciante e intendente municipal, presidente en varias oportunidades de la logia Unión y Filantropía.

Entre los representantes de la inmigración francesa fueron militantes masones Joseph Lefevre, hojalatero y redactor de periódicos locales, y Honoré Roustán, empresario, secretario municipal y director del periódico “El Eco de Entre Ríos”.

Los registros locales dan cuenta que  fue en la casa del comerciante Domingo Repetto donde se hicieron las primeras “tenidas” (reuniones) de la logia Unión y Filantropía.

 

 
Asociación Mutual Frigorífico Gualeguaychú

Gracias por tu interés en breve te estaremos llamando!

¿Estás interesado en anunciar en MaximaOnline?

Déjanos tus datos y un responsable del área comercial te estará contactando a la brevedad!
Completa tu Nombre!
Completa tu Numero de telefono!
Completa tu Email!

Estamos en Facebook danos un me gusta!